Archivos diarios: 04/10/2010

Jerónimo Robles confirma que no se presentará por el PAL a la alcaldía de Dalías

Juan Enciso sigue perdiendo apoyos

www.ideal.es   04.10.10 – 20:22

Juan Enciso, presidente del Partido de Almería y alcalde de El Ejido a pesar de estar imputado en cinco presuntos delitos en el marco de la Operación Poniente que en unos días cumple un año, no está pasando por su mejor momento político. A las ‘huidas’ del alcalde y concejales de Alboloduy y del que fuera un miembro destacado del Partido de Almería, Ginés Martrínez Balastegui, hay que sumar ahora la decisión de uno de sus hombres fuertes de no presentarse a las próximas elecciones municipales bajo las siglas del PAL. Se trata del actual alcalde de Dalías, Jerónimo Robles, que ha confirmado a ideal.es que no se presentará bajo estas siglas a las próximas elecciones municipales sin que concretara si lo hará por otro partido.

Aunque Robles ya había dejado entrever su decisión de no concurrir a las elecciones por el PAL lo que le ha llevado a tomar la decisión de manera terminante es “la falta de respeto hacia mi persona y hacia mis compañeros de partido” las declaraciones en Ejido Televisión del secretario de Política Municipal, Ángel Díaz. El viernes Díaz anunció en televisión que Robles era el candidato del PAL a la alcaldía de Dalías en las próximas elecciones, al tiempo que alabó la gestión realizada. Alabanzas que han terminado con el distanciamiento de Jerónimo Robles del partido y con su decisión de no concurrir a las elecciones.
Para mañana está previsto que Robles se reúna con su grupo municipal para comunicarles su decisión.

Más información en la edición impresa de IDEAL de este martes.
Anuncios

Cruz Roja amplió su trabajo el día grande del Cristo de la Luz de Dalías

Este año han aumentado los peregrinos y los devotos que siguieron los actos del domingo

www.ideal.es 04.10.10 – LAURA MONTALVO | DALÍAS
Ha sido una procesión movidita, según reconocen los profesionales de Socorro y emergencias en relación a los casos de heridas que tuvieron que atender durante la procesión del Cristo de la Luz de Dalías, el tercer domingo de septiembre.
Son datos proporcionados desde Cruz Roja El Ejido, que desde el día 11 colaboró en varios actos deportivos y culturales de las fiestas patronales en honor al Santísimo Cristo de La Luz, como la carrera de fondo, fiesta de la espuma, exhibición de skate board, toros de fuego y gymkhana motorista. Según Rubén Fernández, responsable de Socorros y Emergencias de Cruz Roja El Ejido, «en los toros de fuego realizamos 34 curas, todas por quemaduras de primer grado por pólvora, no hubo ningún altercado mayor. Hubo unos cuantos heridos que fueron derivados al centro de salud de Dalías para valoración médica, ya que les había caído pólvora sobre el ojo, y por precaución fueron revisados por los facultativos».

Atención a peregrinos
 
El viernes 17, con el plan de seguridad en pleno apogeo, Cruz Roja ubicó a la altura del antiguo quemadero una carpa sanitaria en la que repartieron 320 litros de agua, 6 kilos de caramelos y 4 de piruletas para recuperar glucosa.
Se hicieron 22 curas, entre rozaduras y ampollas y llegaron peregrinos con piedras clavadas en las plantas de los pies. «Durante el servicio repartimos 80 litros de agua y 4 kilos más de caramelos que el año pasado», reconoce Rodríguez, por lo que se demuestra, tal y como se decía durante la procesión, «que este año ha venido más gente que otras veces». Por ello aumentaron las actuaciones de los servicios de socorro y emergencias. Desde el viernes 17 hasta fin de fiestas este servicio de El Ejido tuvo una ambulancia permanente en Dalías, para cubrir las necesidades básicas de los peregrinos y vecinos y el domingo se sumó otra ambulancia hasta que terminó la procesión. «En este periodo de tiempo y sin contar la procesión realizamos 19 curas y 3 traslados hacia el hospital de Poniente por orden facultativa, por cólicos nefríticos e intoxicaciones etílicas. El domingo durante la procesión, en unas tres horas y media, se hicieron 74 curas entre las ambulancias, la patrulla que seguía al Cristo y la dotación que teníamos en el centro de Salud». Además durante el recorrido de la procesión una mujer sufrió en el Casino un ataque epiléptico, fue valorada por Cruz Roja y el médico del 061, que la derivó al hospital de Poniente. En total Cruz Roja realizó 150 actuaciones y 4 traslados (frente a los 7 del año pasado), y se destaca que «este año han aumentado las asistencias sanitarias durante la procesión por daños de varillas».

Hermandad
 
Desde la Hermandad del Cristo de la Luz de Dalías también se coincide en un aumento de devotos y peregrinos.
De hecho, y según informa el hermano mayor, Francisco J. Maldonado, «en el punto de acogida al peregrino instalado en la parroquia, con la colaboración de 150 voluntarios, hemos atendido a unas 70.000 personas, el 80% entre el jueves y el domingo a mediodía. Y unas 20.000 personas han pasado por los cultos como la misa de la hermandad, la penitencia, el acto de los jóvenes, etc. aunque la mayor concentración en la parroquia se hizo en la bajada del Cristo y en la salida, el domingo».
El día de mayor afluencia de peregrinos fue «el sábado, llegaban de cien en cien casi al minuto, no dábamos abasto pero se les atendió a todos. Este año hemos notado que ha aumentado la afluencia de peregrinos de la Alpujarra, sobre todo de Berja, Laujar, Adra, Alcolea o Fondón incluso vino uno de Albondón, que se tiró 18 horas andando, y también es de destacar la peregrinación que se hizo desde Almería».
En ese punto de acogida se repartieron 60.000 estampas del Cristo, 10.000 hojas de oración y 3.000 programas de los cultos. Asimismo se dieron de alta 60 nuevos hermanos y se vendieron recuerdos, una atención que ahora se presta en el local de la hermandad, frente a la iglesia (en la Rambla de Gracia), donde además se está proyectando un vídeo sobre el Día grande. También desde la hermandad están satisfechos con la prueba que hicieron para emitir en directo por internet momentos como un septenario, la bajada y la salida, y se grabaron tramos de procesión que se emitieron con unos 15 minutos de retraso. «Ha sido algo novedoso que tendremos que pulir para el año que viene, pero ha sido muy bien acogido por los devotos de fuera».

TERQUE CELEBRA LA VIII JORNADA DE RECUPERACION DE OFICIOS ANTIGUOS

Como en  las anteriores jornadas los trabajos relacionados con la agricultura parralera han sido el  centro vertebrador de las actividades: la elaboración de los tradicionales barriles para la uva de embarque y  los trabajos del  enfaenado de la uva: peso de la uva con romana, limpieza y envasado y acarreo de cajas y barriles con bestias. 

Afilador, Aguador, alfarero, arriero, artesano de alambre, artesano de caña, barbero, barrilero, carpintero, ceca de moneda, albañil, encuadernador, molinero manual, sastre, trabajador del esparto, fabricante de velas, fotógrafo minutero, grabador, cocinero, hilador de lana, costurera, bolilleras, lavanderas, planchadora, pregonero, tallador lítico, vendedor ambulante, sillero en anea, talabartero, cartero, turronero, pisador de uva, fabricante artesanal de queso, destilador de licores, fabricante de jabón casero, vendedor de colonia, matarife…
Los puntos suspensivos llegan para detener la relación. Si no fallan las cuentas, son 37. Pues eso, 37, sin contar varias de las actividades que incluyen las faenas de la uva y de la matanza, han sido los trabajos representados en la VIII Jornadas de Recuperación de Oficios Antiguos, que, organización del Ayuntamiento de Terque y la Asociación de Amigos de los Museos de Terque y el patrocinio de la Diputación Provincial, se celebraron el sábado día 2. La Plaza del Solar , flanqueada «por la Iglesia y por uno de los conjuntos de casas mejor conservado de toda la provincia», puso el escenario y las 11 marcaron la hora del inicio de la muestra de tales oficios.Toda la jornada estuvo amenizada por las canciones del grupo folklórico  El Auxar de  Laujar del Andarax recorriendo las calles del pueblo.
Mayores y jóvenes
«Con este evento pretendemos revivir varios oficios que en otro tiempo formaron parte de la vida cotidiana de los almerienses y que hoy, por diferentes circunstancias, prácticamente han desaparecido del mercado laboral o, en el mejor de los casos, se realizan de una forma esporádica y minoritaria», manifiestan los organizadores. Se pretende igualmente con la jornada «difundir los saberes orales y las prácticas tradicionales entre las personas mayores que las reviven y actualizan en su memoria así como entre los más jóvenes para que conozcan y aprendan algunos aspectos culturales que vivieron sus padres y abuelos».
Cada edición ha sumado tanto nuevos oficios como nuevos pueblos participantes y, si en los inicios se limitaron prácticamente a Terque y a las faenas relacionadas con la uva, en esta octava edición, sin que ninguno de esos dos elementos pierdan protagonismo, todo lo contrario, lo aumenten por el incremento del entorno, se acerca al medio centenar el número de oficios revividos -ahí está la relación registrado al inicio de esta información- y habrá representación de Almócita, Benahadux, Alboloduy, Huércal Overa, Alhama, Gádor, Alicún, Berja, Íllar, Lubrín, Ohanes y Purchena. (Dalías no estuvo representada en la jornada).
Añoranza y orgullo
Desde los organizadores se llama la atención de que cada uno de estos oficios constituía de por sí todo un arte, que conllevaba todo un aprendizaje, que tenía como una de sus bases la experiencia junto con la práctica. Se empezaba desde la niñez y como aprendiz. En aquellos tiempos, ¡¡¡gracias a Dios!!! no había becarios, aunque, en algunos ámbitos, hubiese becados. Algunos de esos oficios compartían su ejercicio fijo, con lugar de trabajo estable, y su ejercicio ambulante, es decir, el trabajador recorría varias zonas geográficas en una extensión que dependía de varias y diversas circunstancias. Desde otra perspectiva, también se puede hablar de oficios que permitían dar una segunda, tercera o más oportunidades a utensilios. Como ejemplos, aparecen el afilador y el lañador. El primero -distinguible, identificado y sobre todo audible por su característico silbato y su destreza al tocarlo- facilitaba la duración de cuchillos, navajas y tijeras mientras que el segundo posibilitaba la continuidad en el uso de cántaros y fuentes. Un doble sentimiento se recoge cuando se tiene la oportunidad de hablar con alguna persona que conserva aún su oficio. Por un lado, la pena y la añoranza por lo que significa de pérdida y de recuerdo de otros tiempos -mejor, para ellos-. Por otro, de satisfacción y de orgullo por la labor realizada y por sentirse en posesión de una especie de misterio.
Los Museos de Terque en su vocación de velar por el patrimonio etnográfico de la provincia, tanto de los objetos que custodia como de las experiencias y procesos que los generaron, intenta hacer una fiesta singular alejada de las difundidas, idénticas y comerciales fiestas “medievales” que se realizan en multitudes de pueblos de España.” 

Albúm fotográfico