Los propietarios de los Baños de la Reina de Dalías llevan cinco años impidiendo su restauración con el 1% Cultural de Fomento

Están declarados por la Junta de Andalucía Bien de Interés Cultural y desde 2008 está aprobada la subvención

http://www.noticiasdealmeria.com  5.07.2013

Mientras algunos colectivos y ciudadanos anónimos de Almería han venido reclamando la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del silo del mineral conocido como Toblerone y que está siendo demolido en la actualidad, la situación de los Baños de la Reina de Dalías deja en evidencia la inutilidad que tienen este tipo de reconocimientos.

Fue en noviembre de 2008 cuando el diputado en el Congreso por el PSOE, Juan Callejón, informaba que los Baños de la Reina en Celín, término municipal de Dalías, iban a ser restaurados gracias al 1% cultural del Ministerio de Fomento.

El diputado socialista informaba hace cinco años que a principios de noviembre se reunió la 54ª Comisión Mixta Fomento-Cultura para aprobar los nuevos proyectos que se van a financiar, entre los que se encuentra la restauración de los Baños de la Reina en Celín, actuación que conlleva una inversión global de 144.520 euros.

Juan Callejón ha hecho hincapié en que “la Junta de Andalucía ha colaborado estrechamente para la consecución de esta subvención, ya que ha informado favorablemente el proyecto de restauración”.

Pues lo cierto es que a día de hoy los Baños de la Reina siguen en las mismas o peores condiciones que entonces, y es que según ha sabido Noticias de Almería, en este caso la responsabilidad no cabe atribuirla directamente a ninguna de las administraciones implicadas, ya sea el Gobierno central o la Junta de Andalucía, si no a sus propietarios legítimos.

Se da la circunstancia de que los dueños se han venido negando a dar la autorización correspondiente, ya que aún no han hecho declaración de herederos y adjudicación de herencia, no estando interesados en hacerla.

En la actualidad, sólo uno de los herederos ha firmado la solicitud exigida por la Junta de Andalucía, pero eso es insuficiente para el Ministerio, que es quien ha de acometer conjuntamente la inversión.

El Ayuntamiento, por su parte, no descartaría acudir a una expropiación para poder hacerse con este inmueble y que así pueda ser restaurado.

La ley exige al propietario de un BIC que ejecute las tareas de mantenimiento necesarias, pero como ya ha ocurrido en otros casos en la provincia de Almería, eso no ocurre. En esta ocasión es especialmente sangrante puesto que éstos no tendrían que poner ni un céntimo ya que la inversión corre a cargo de las administraciones y hace cinco años que se aprobó la partida correspondiente.