Nuevos paradigmas en la representación de edificios y espacios

Dalías. En el primer tercio del siglo XX, los dictados anglosajones fijaron las directrices de acuerdo con su formación racionalista como dibujantes o arquitectos

           antiguos jardines de la plaza de las flores                          (hasta el año 2003)                     

http://www.elalmeria.es 16.03.2014| PEDRO PONCE

Las misiones heliográficas, desde ya lejanos tiempos, se rigieron por los paradigmas dictados por anglosajones, que fijaron las directrices para representar edificios y escenarios urbanos, de acuerdo con su formación racionalista como dibujantes o arquitectos. Gabriel García Fornieles, en cuya completa biblioteca no faltaban tratados de arquitectura extranjeros, debía conocer estos paradigmas, con el resultado muy aceptable de sus fotografías sobre edificios: su propia casa, casas de la Plaza de la Iglesia con el kiosco de la música, ayuntamiento, casino, soportales y viviendas de la Plaza de Abajo/de las Flores, Plaza de la Iglesia con elementos de arquitectura efímera para la celebración de las fiestas y unas interesantes casas y monumental fuente desaparecida, la iglesia parroquial todavía no finalizada, cortijos de la Vega y del Campo/El Ejido, ruinas de la torre de Entinas con cortijos, Faro del Sabinal.

En el año 1900 habitantes y casas en el municipio se estructuran de la siguiente manera: Balerma 979 habitantes, Guardias Viejas 128, Grupos inferiores, inhabitables, edificios diseminados, situados a más de 500 metros de distancia de la Villa de Dalías 1.263; Villa de Dalías 3.909 habitantes; Barriada de Celín 593; Caserío de Cerros 311. Total: 7.183 habitantes.

Hasta el abastecimiento domiciliario de agua potable, en el año 1928, el vecindario se surtía de varias fuentes, las cuales daban una impronta característica al núcleo urbano, por su doble funcionalidad de atender el consumo doméstico y servir de abrevadero: la de la Plaza de Arriba, de Peralta, del Deseo, del Limón, y las de la Iglesia y Placeta en Celín. Por su monumentalidad y valor decorativo destacaba la fuente de la Plaza de Arriba, existente ya a mediados del siglo XIX. con ocho caños y dos pilares-abrevaderos.

Como ocurre en otras localidades (Laujar, Fondón, Baeza) esta fuente, aparte de su función utilitaria, se convierte en foco de referencia de la trama urbana de la villa de Dalías y lamentablemente fue eliminada en 1932.