Fútbol en Dalías

[reproducción del artículo de Pepe Cazorla publicado el 29.11.2014 en el periódico “Diario de Almería” sobre el futbol en Dalías en la década de los años 30 de siglo pasado]

http://www.elalmeria.es

AÚN guarda su traje y su aroma campestre, el mismo aroma de todos los días, de todos los tiempos y bajo su capa sigue latiendo la Dalías de ayer, la de siempre.La de su vega y campo navegado por montes.

Amontono un gran cariño y ternura a esta localidad vecina. Allí, debuté como portero juvenil de la Agrupación Deportiva Adra y dos años después, en el mismo escenario, en Segunda Regional.

Estamos en Dalías, a finales de 1931 bajo la presidencia del club primerizo de José M. Lirola y donde los tenaces y continuados esfuerzos que venían desarrollando los amateurs dalienses, culminaban en la realización de un campo de fútbol y en un equipo noble y brioso. Un campo donde se entrenaba el equipo local, cuyos equipiers sólo aspiraban a solazarse y poner al club a la altura de los de Adra, Roquetas, Berja y pueblos colindantes. La construcción y emplazamiento del campo, a tres o cuatro kilómetros del pueblo hacía imposible o muy difícil el acceso del público. Por ello, este equipo siempre había contenido en campos ajenos, dando así, más efectividad a sus triunfos.

La pareja de defensas, Lirola I, la agilidad, y Cantón, la seguridad y la nobleza, constituye una barrera infranqueable. La línea de medios, Lirola II, la fuerza, Jiménez, la eficacia y el arte, y Maldonado, la valentía y decisión, constituye un continuo tormento para los delanteros que querían sortearla. Completaban la plantilla, Guillermo, Angel Terrés, el cerebro en los pies, Aguilera, Villegas y el portero Manolo Frías, inteligente y arrojado con apenas catorce años. En 1935 participa en el Torneo organizado por la Unión Deportiva Almeriense disputando sus encuentros en el Campo de la Ciudad Jardín de la capital con Rosell, Cantón I, Terrés, Cantón II, Jiménez, González, Lirola, Martínez, Capilla, Moral y Paquito.

Anuncios