El PSOE destapa gastos de más de 58.000 euros en cenas y regalos en Dalías

“Las facturas halladas por el nuevo equipo de Gobierno demuestran que cada año se derrochaba, autorizado por el PP, miles de euros en jamones, licores y comidas”, han denunciado

Daliasayuntamientofachada

El alcalde de Dalías, el socialista Francisco Giménez, ha exigido al portavoz del PP en el Ayuntamiento, Jorge Gutiérrez, que dé explicaciones públicas y asuma las responsabilidades que le correspondan, después de haber encontrado una veintena de facturas que demuestran que el Ayuntamiento gastó más de 58.000 euros en regalos y cenas entre los años 2005 y 2010, cuando el actual portavoz del PP y último candidato ‘popular’ a la Alcaldía ostentaba las responsabilidades de teniente de Alcalde y tesorero municipal. Para Giménez, el “despilfarro” con el que actuaron el anterior alcalde, Jerónimo Robles, y “su mano derecha”, Jorge Gutiérrez, a la hora de gestionar el dinero público “no debería quedar impune”, por lo que ha invitado al único de los dos que “sigue en activo y pretende volver a tener responsabilidades públicas” que explique “cómo llegó a pensar que era legítimo cargarle al Ayuntamiento los gastos de sus cenas y de los regalos que repartía en Navidad”.

La primera de las facturas encontradas por el nuevo equipo de Gobierno municipal se remonta al año 2005, cuando tanto Jorge Gutiérrez como Jerónimo Robles militaban en el PP y llevaban dos años al frente del Ayuntamiento. Aquel año, al llegar la Navidad, el Ayuntamiento gastó 3.400 euros en la compra de 60 jamones.

Al año siguiente, en 2006, los gastos fueron en aumento. Aprovechando las Fiestas de Dalías, en septiembre, el equipo de Gobierno organizó dos cenas, con 52 comensales el primer día y 66 el siguiente, que costaron a todos los dalienses 3.400 y 3.000 euros, respectivamente. Ese mismo año, en Navidad, el equipo de Gobierno repitió la compra de jamones, esta vez por valor de 4.100 euros y, además, debió de ofrecer los regalos en el contexto de una comida, puesto que al Ayuntamiento se le cargaron también gastos en vino (1.800 euros), en 65 latas de aceite de gran calidad (1.200 euros) y en pescado fresco (600 euros).

Al año siguiente, en 2007, el equipo de Gobierno de Robles y Gutiérrez repitió el mismo patrón de gasto: en las Fiestas organizó una cena con 80 comensales que costó al Ayuntamiento 4.550 euros y en Navidad volvió a comprar aceites, mantecados y, esta vez, 67 jamones por 4.300 euros. La cena navideña supuso un gasto de 3.000 euros en bebidas y 1.400 en pescado fresco.

En 2008, el nivel de lujo en cenas y regalos pareció repuntar, según se desprende de la comparación de las facturas de los dos años. La comida de las Fiestas costó lo mismo que el año anterior, 4.550 euros, aunque esta vez dio para alimentar a ‘sólo’ 69 comensales. En cambio, en Navidad se compraron más jamones, 100, por 3.100 euros, y el gasto de la comida aumentó considerablemente, ya que las bebidas alcohólicas y refrescos supusieron 5.800 euros y el pescado otros 2.000 euros. “La desfachatez llegó al punto de que llegaron a endosarle al Ayuntamiento hasta las facturas de las bombonas de butano que utilizaron para cocinar semejante festín”, ha lamentado Francisco Giménez.

Contra lo que podría pensarse, la llegada de la crisis económica no supuso ningún cambio en el ‘tren de vida’ del equipo de Gobierno, que en 2009 volvió a gastarse 5.200 euros en la cena de las Fiestas y hasta 2.700 euros en los licores y vinos de de Navidad. En 2010, la comida de fin de año supuso el desembolso de 1.600 euros de pescado y más de 2.000 euros en bebidas.

“Un despropósito”

Tras el hallazgo de estas facturas, el alcalde de Dalías ha mostrado su repulsa por “el despropósito con el que se gobernó el Ayuntamiento en los años de Robles y Gutiérrez”. “Mientras los vecinos nos apretábamos el cinturón, en el Ayuntamiento había unos señores que se gastaban alegremente el dinero de todos”, ha lamentado el regidor, que considera que “el colmo de la desvergüenza no es sólo que hayan empleado nuestro dinero en estas comilonas, sino que éstas incluso se hayan ido pagado religiosamente, mientras que el Ayuntamiento tenía a otros proveedores sin cobrar”. Ante lo sucedido, Francisco Giménez espera “que cada uno de los implicados asuma sus responsabilidades y, en cualquier caso, que pidan perdón al pueblo de Dalías, porque los dalienses no se merecen haber tenido gobernantes de esta catadura”.

Anuncios