Archivo de la etiqueta: patrimonio

Un pueblo con mezcla de culturas e historia en pleno seno de la sierra

Capital del reino nazarí de Boabdil, último califa, Dalías muestra el esplendor de antaño De la explotación minera al cultivo de la uva de Ohanes, es un municipio rico en materiales

http://www.elalmeria.es  05.10.2014  MIRIAM F. SIMÓN

 Un municipio en el que se respira historia árabe en pleno siglo XXI. Confluyen en la localidad las raíces de los distintos pueblos que se instalaron a lo largo de los años junto al mar de plástico que hoy conforman los invernaderos que se encargan de la economía del lugar.

Las calles de trazado irregular, ciegas y estrechas, dibujan junto a los hogares con huerto una imagen que refleja los orígenes del pueblo musulmán que habitó Dalías hasta su expulsión en el siglo XVI. Antes, conforme avanzaban las conquistas cristianas, Dalaya (el nombre que recibió de sus antiguos habitantes, de significado ‘viñedo’ en árabe) llegó a aparecer como capital de taha del reino nazarí como parte del feudo dado por los Reyes Católicos a Boabdil, el último poder musulmán en la península.

Dalías es un pueblo en el que se puede disfrutar tanto de la historia que protagonizó el reino de Al Andalus como de su cultura minera, además de contar con diversos intereses turísticos que hacen del municipio un lugar único entre los pueblos de Andalucía.

Situado al sur de la sierra de Gádor, desde el norte del municipio el paisaje que sobresale es de un paraje virgen, verde y con una ubicación única, como bien saben todos los vecinos del pueblo. Al sur, ondea el mar de invernaderos del que es dueño el pueblo de Dalías, el principal núcleo de habitantes junto a Celín.

Su orígenes se remontan a la época de los íberos, incluyendo a los romanos y hasta los cristianos que lo reconquistaron. Con numerosos hallazgos prehistóricos en el municipio, son pocos los estudios realizados sobre ellos, aunque hay mucho que aprender de este lugar en el que han habitado tantos y diversos pueblos que a lo largo de los siglos han protagonizado los libros de historia de los colegios e institutos.

Una montaña que ya desde la época de los fenicios trajo riqueza a sus habitantes, que durante toda la vida del municipio ha servido para abastecer de leña, pastos y como explotación minera, cuyo principal producto era la galena argentífera. Sin embargo, cuando parecía que llegaba el declive de esta montaña, el agua subterránea que posee el pueblo de Dalías sirvió para impulsar una nueva actividad agrícola que permanece hoy día: la uva de mesa (“Ohanes”), cuyos cultivos en invernaderos son el eje fundamental de la economía en la actualidad.

Y con tanto ir y venir de pueblos y culturas, queda una huella importante en los monumentos, fiestas e intereses turísticos de las localidades de Dalías y Celín. Destacan en el primero el Casino, un edificio espectacular que refleja la riqueza del municipio. También, la Ruta de las Fuentes, o el Yacimiento púnico de Dalías. En Celín, por su parte, las joyas de la corona la conforman la ermita de los Dolores, la de San Miguel Arcángel o el pantano árabe.

No son, sin embargo, los únicos intereses estos monumentos: el Padre Rubio, vecino de la localidad de Dalías, fue canonizado por el Papa Juan Pablo II en 2003, erigiéndose como el único santo nacido en la Provincia de Almería.

 

 

 

 

 

Anuncios

La arquitectura tradicional representada por los molinos

Espacio social. Recuerdo de su pasado musulmán se conservan restos del sistema defensivo, y los Baños de la Reina, que resistieron los embates del terremoto de 1804

vistagneralantigua

http://www.elalmeria.es  31.03.2014 | PEDRO PONCE

Observando algunas fotos puede pensarse en que transmiten cierta sensación de frialdad, circunstancia inherente al objeto captado. Sin embargo, esta afirmación está lejos de la realidad, pues, si inevitablemente representa objetos, gracias a que el fotógrafo, con su buen hacer, recurre a otros componentes, tanto animados, especialmente grupos de personas, como inanimados, despierta vivencias, y crea experiencias y asociaciones, construyendo un mundo en sí mismo, revalorizado ocasionalmente por la presencia de la arquitectura efímera y especialmente la industrial tradicional magistralmente representada por los molinos de Celín, Algízar y El Algarrobal. Representaciones aparentemente asépticas, se convierten no sólo en útil instrumento de análisis histórico, sino en utilidad para entender, comprender y aproximarse al momento histórico, primer tercio del siglo XX, que estaba viviendo Dalías, gracias a, entre otros aspectos, la acertada elección del fondo, en la mayor parte de las fotografías.

Recuerdo de su pasado musulmán se conservan restos del sistema defensivo, y los Baños de la Reina, que resistieron los embates del terremoto de 1804.

A pesar de no existir muchos edificios de referencia, en la villa no es difícil reconstruir el paisaje urbano, en el cual destacan: iglesias, ermitas, casas de la burguesía minera/agraria, y dos nuevos que irrumpen con fuerza: el Casino y años más tarde el Grupo Escolar.

En El Ejido la huella romana es visible en el Daimuz y las ruinas de la ciudad de Murgi, mientras que la musulmana, moderna y contemporánea lo es una interesante serie de aljibes y casas, algunas significativamente desligadas de la actividad agraria propiamente dicha. En el Litoral destacan las torres defensivas de Balerma, Entinas (en ruinas), y Cerrillos, el Baño Mineral y Castillo de Guardias Viejas y el Faro del Sabinal.

El templo parroquial de Santa María de Ambroz fue derruido por el terremoto del 25 de agosto de 1804, siendo necesario levantarlo de nuevo, pero la difícil coyuntura existente desde el punto de vista político, militar, social y económico, hace que las obras se prolonguen durante más de un siglo. La crisis generalizada origina espectaculares rebajas en el presupuesto, así de 1.750.000 reales se desciende a 140.000, pues se atendió a los más estrictos intereses funcionales y aún de manera insuficiente, llegándose a la pobreza formal que el edificio presenta. Las ayudas de todo tipo del vecindario estuvieron siempre presentes.

A comienzos del siglo XX el Ayuntamiento plantea dotar a la villa de servicios relacionados con su abastecimiento. En 1905, gracias al interés mostrado por el alcalde Francisco Reyes Robles se realizaron dos edificaciones en forma de soportal, en la Plaza de Abajo, la primera en el ángulo sureste se destinó a pescadería (presupuesto de 4.912 pesetas, se derribó cuando apenas contaba con 20 años de existencia, por razones higiénicas y estéticas), y la segunda, en el lado norte, adosada a la manzana de casas existentes, se destinó a mercado público y al levantarse un nuevo, inaugurado en 1956, pasó a ser el clásico soportal, como en muchas plazas españolas.

En los primeros años del siglo XX se detecta un estado de opinión cada vez más crítico con el lamentable estado higiénico de algunas calles. Justo Zabala, en 1907, se expresa en términos muy duros sobre la higiene pública de la villa. En uno de sus escritos dice: debido a lo deficiente de ésta, pese a las buenas condiciones climatológicas, aparecen periódicamente epidemias como el tifus; a causa de que en el suelo permanecen los gérmenes de muchas enfermedades, propone el riego público de calles y plazas, utilizando, mediante el oportuno acondicionamiento, las cañerías de las fuentes de la plaza de Arriba y del Deseo, pues el agua tiene la presión necesaria.

 

Nuevos paradigmas en la representación de edificios y espacios

Dalías. En el primer tercio del siglo XX, los dictados anglosajones fijaron las directrices de acuerdo con su formación racionalista como dibujantes o arquitectos

           antiguos jardines de la plaza de las flores                          (hasta el año 2003)                     

http://www.elalmeria.es 16.03.2014| PEDRO PONCE

Las misiones heliográficas, desde ya lejanos tiempos, se rigieron por los paradigmas dictados por anglosajones, que fijaron las directrices para representar edificios y escenarios urbanos, de acuerdo con su formación racionalista como dibujantes o arquitectos. Gabriel García Fornieles, en cuya completa biblioteca no faltaban tratados de arquitectura extranjeros, debía conocer estos paradigmas, con el resultado muy aceptable de sus fotografías sobre edificios: su propia casa, casas de la Plaza de la Iglesia con el kiosco de la música, ayuntamiento, casino, soportales y viviendas de la Plaza de Abajo/de las Flores, Plaza de la Iglesia con elementos de arquitectura efímera para la celebración de las fiestas y unas interesantes casas y monumental fuente desaparecida, la iglesia parroquial todavía no finalizada, cortijos de la Vega y del Campo/El Ejido, ruinas de la torre de Entinas con cortijos, Faro del Sabinal.

En el año 1900 habitantes y casas en el municipio se estructuran de la siguiente manera: Balerma 979 habitantes, Guardias Viejas 128, Grupos inferiores, inhabitables, edificios diseminados, situados a más de 500 metros de distancia de la Villa de Dalías 1.263; Villa de Dalías 3.909 habitantes; Barriada de Celín 593; Caserío de Cerros 311. Total: 7.183 habitantes.

Hasta el abastecimiento domiciliario de agua potable, en el año 1928, el vecindario se surtía de varias fuentes, las cuales daban una impronta característica al núcleo urbano, por su doble funcionalidad de atender el consumo doméstico y servir de abrevadero: la de la Plaza de Arriba, de Peralta, del Deseo, del Limón, y las de la Iglesia y Placeta en Celín. Por su monumentalidad y valor decorativo destacaba la fuente de la Plaza de Arriba, existente ya a mediados del siglo XIX. con ocho caños y dos pilares-abrevaderos.

Como ocurre en otras localidades (Laujar, Fondón, Baeza) esta fuente, aparte de su función utilitaria, se convierte en foco de referencia de la trama urbana de la villa de Dalías y lamentablemente fue eliminada en 1932.

SANTA CRUZ

Santa Cruz - Dalías

Santa Cruz – Dalías

 
En un pequeño montículo muy próximo a la población de Dalías, en su costado este, se encuentra el monumento a la “Santa Cruz”, muy popular entre todos los vecinos de la localidad, fundamentalmente debido a su cercanía. Es un edificio de construcción simple de pequeñas dimensiones situado sobre una plataforma cuadrada con cuatro arcos de medio punto apoyados en otros tantos pilares. En su cubierta plana, sobresale una bóveda de media naranja y se pueden  ver uno sencillos adornos en cada una de las esquinas del edificio. En su interior, una sobria cruz de madera completa el monumento.

Se trata de una construcción del Siglo XIX, aunque se desconoce por quién y el motivo de su construcción. El hecho es que en este paraje se ha venido celebrando el Día de la Cruz de forma singular, con una breve excursión a modo de romería y a donde los vecinos acuden para rezar el “Rosario de la Cruz”.

Se sube todos los años al amanecer al cerro de la Santa Cruz para hacer noventa. El día 3 de mayo se reza el “Rosario de la Cruz”. Cada persona tiene que coger veinte piedras, teniendo que arrojarse una cada vez que se completa un rosario hasta completar los veinte, y se dice:

“Alma mía, te morirás,
por el valle de Josafat pasarás,
y le dirás, detente allá
que no quiero parte en tí,
que el día de la Santa Cruz
dije mil veces Jesús… Jesús, Jesús, Jesús (se recita por cada cuenta del rosario).

Del libro “Patrimonio Histórico y Cultural.Dalías”Biblioteca Talia nº9
© Asociación Cultural Talia 2010

MONTA EL BELEN Y PARTICIPA

Desde la Asociación TALIA convocamos el 25º Concurso de Belenes con la finalidad de apoyar la tradición belenistica de Dalías. Monta el Belén (si aún no lo has hecho), y participa. Inscríbete aquí 

CARTEL_CONCURSO_BELENES_2012_2

 

El próximo domingo día 29, durante la Gala de Unicef haremos la entrega de los premios del 25º Concurso de Belenes que convoca esta Asociación, siendo ésta una de las primeras actividades que se organizaban desde la fundación misma de “TALIA”. Este año vuelve a convocarse este certamen, animados por la tradición belenística de nuestro municipio y la colaboración de los voluntarios que participan en su organización.

La costumbre de montar el belén es una expresión tradicional de la religiosidad popular que en Dalías cuenta con una arraigada tradición que además de quedar bien patente en nuestra parroquia con el gran belén que se monta en la Iglesia de Dalías, también llega a numerosas viviendas de la localidad, sin perjuicio de que se haya generalizado también la decoración del “arbol de navidad”.

Desde TALIA, durante todos estos años hemos visto belenes grandes y pequeños, artesanos, de papel, arcilla, reciclados, estáticos, con movimiento, con río o con lago (o ambos), mes o menos iluminados, con el castillo de Herodes, la cueva de los pastores y el ángel, los Reyes Magos en camello o a caballo y “El Nacimiento”, con mula y buey, San José, la Virgen y el Niño sobre cuna, paja o manta…. pero sobre todo lo importante ha sido ver la ilusión de las personas, especialmente niños y niñas, que han participado con su belén en nuestros concursos y nos han transmitido la magia de la navidad a través de estos pequeños y grandes montajes llenos de sentimiento que comparten con quienes visitan su belen.

No dejes de sorprenderte y sorprendernos, comparte la ilusión de la navidad y participa también en el CONCURSO DE BELENES 2013. Inscribete y mandanos un email a: info@asociaciontalia.org  El Jurado calificador visitará los domicilios, comercios e instituciones que participen, del 26 al 28 de diciembre, y los premios se entregarán el domingo día 29, durante la GALA UNICEF.

Inscripcion_Belenes2013

La Asociación Talia celebró las V Jornadas de Patrimonio Daliense

En una jornada maratoniana se ofrecieron varias conferencias sobre historia, poblamiento e incluso sobre los periódicos en el siglo XIX

La concejala Pilar López con Rafael Leopoldo Aguilera, director del IEA; el diputado Francisco Lirola junto a los ponentes en las Jornadas.

La concejala Pilar López con Rafael Leopoldo Aguilera, director del IEA; el diputado Francisco Lirola junto a los ponentes en las Jornadas.

http://www.elalmeria.es 2.12.2012 | DIEGO MARTINEZ

La Asociación Talia organizó el pasado sábado una nueva cita con el patrimonio histórico-cultural del municipio. Se celebraron las V Jornadas de Patrimonio Daliense en el Casino de Dalías, con el objetivo de continuar profundizando en el conocimiento del municipio y de la comarca para difundir sus valores y apoyar su conservación.

Además, con esta actividad se celebró el 30 Aniversario de la creación de la asociación, que la convierte en una de las más veteranas del asociacionismo almeriense. Este año se volvió a contar con Valeriano Sánchez, un fijo en la actividad, que además celebraba su elección como miembro de la Real Academia de la Historia.

Sánchez Ramos habló de Dalías en La Alpujarra, patrimonio inmaterial. En esta jornada también se presentó el libro El pozo de los deseos de la joven escritora daliense, Encarni Maldonado.

La introducción de este acto corrió a cargo de José Gabriel Lirola Martín, miembro del IEA y profesor del IES Ciudad de Dalías.

En la inauguración de las Jornadas estuvo presente la concejala de Cultura de Dalías, Pilar López y el director del Instituto de Estudios Almerienses, Rafael Leopoldo Aguilera, así como el diputado Francisco Lirola.

El historiador daliense, Jorge Lirola Delgado, habló sobre la etapa Andalusí de Dalías. “En lo que se refiere al poblamiento en la época medieval en Dalías, en las fuentes árabes nos aparecen figuras muy destacadas como el geógrafo Al-Udri. La gran población que había en Dalías era autóctona que había realizado un proceso de arabización y un proceso de islamización. Fue una época muy rica, de un gran nivel cultural en el municipio”.

El periodista Miguel Clement Martín habló de prensa en el siglo XIX. Clement explicó que “Dalías fue un punto importante en la generación de noticias en el contexto nacional en el siglo XIX. Cuando empieza el siglo XIX, Dalías pertenece al Reino de Granada todavía. Todos los avatares que hay, movimientos políticos, se cambia de Rey, de Dinastía, todos esos cambios se trazan a la través de la prensa, y poniendo como ejemplo el municipio de Dalías. Era un municipio potente y tenia un peso especifico en la política del momento”.

“Hay que pensar que hace unos años las crónicas se mandaban por carta e incluso se hacían por teléfono, en aquel tiempo se mandaban por diligencia, con lo cual algunas noticias ocurridas en Dalías aparecían a la semana”, comentó Clement. Las noticias que más importancia tenían en el siglo XIX estaban vinculadas con la minería y la uva.

Justo García Zabala efectuó consideraciones en torno al urbanismo de Dalías y sus valores. “El entorno donde vivimos repercute en la forma de vida y la forma de vida va configurando el pueblo y el modo de ser de los habitantes”.

“En Dalías se han cometido ciertos errores como cuadricular un espacio que tiene su propia fisonomía, en vez de haber seguido un crecimiento con la tendencia que ya teníamos, se empotraron planes de desarrollo en un casco histórico y eso no cuadra. Hay una distorsión muy fuerte. Los pisos en Dalías no proceden” dejaba claro Justo García.

José Miguel Acién, habló del paisaje como patrimonio cultural en la charla Una aproximación al Paisaje de Dalías como Patrimonio Cultural. “El paisaje de Dalías va a ser el resultado de las relaciones que las sociedades han establecido con el medio natural, a lo largo del tiempo”.

“Para llevar a cabo este buen uso del Patrimonio vamos a usar unos elementos básicos: la puesta en valor, que va a promover la conciencia ciudadana, favorece la sostenibilidad y aporta beneficios sociales, económicos y al medio ambiente. En esta conservación va a ser muy importante la educación , que nos haga llevar a cabo una correcta interacción sociedad-medio, e incentivar la participación ciudadana” apuntó José Miguel Acién en su conferencia.

Las Jornadas de patrimonio de Talia reivindican la Alpujarra como patrimonio

La Asociación Cultural de Dalías congregó a unas cincuenta personas en la quinta edición de este encuentro para poner en valor el patrimonio

El presidente de Talia junto con el primer ponente de la mañana, en los salones del Casino.

El presidente de Talia junto con el primer ponente de la mañana, en los salones del Casino.

Ideal-Almería 1.12.2014 | LAURA MONTALVO

DALÍAS. Tal y como afirmó la Asociación Cultural Talia de Dalías en el manifiesto que firmó hace cinco años con motivo de sus ya consolidadas jornadas, «el patrimonio, en cualquiera de sus múltiples manifestaciones, es uno de los legados más importantes que nos dejaron nuestros pasados como testimonio de su presencia temporal en el medio. Vivir en armonía con el patrimonio significa ser coherentes con nuestro presente, aprendiendo de nuestra historia, conociendo mejor nuestras señas de identidad y legando al futuro el testigo de una mejor calidad de vida».

El Patrimonio es el puente armonioso entre el pasado, presente y futuro, un elemento imprescindible para aprender del tiempo y el espacio. Por ello, y con el objetivo de conservarlo y difundirlo, pero sobre todo darlo a conocer, Talia celebró ayer sus V Jornadas de Patrimonio daliense, en los salones del Casino durante las jornadas de mañana y tarde. «Para ello un año mas contamos con la inestimable colaboración de los diferentes ponentes, que nos han introducido en temas de temática muy variada», según explicó a IDEAL el presidente del colectivo, Gabriel Lirola. Esta edición contó con diversas temáticas, como ‘La prensa en Dalías en el siglo XIX. Tipografía de plomo y uva’ donde se trató y explicó cómo la primera referencia encontrada en prensa a Dalías data del año 1804, fue en un periódico sevillano con motivo del terremoto que asoló la zona.

Tras una pausa para el café en la que se pudo degustar el patrimonio gastronómico con los dulces típicos del pueblo se trató el ‘Urbanismo y valores en Dalías’, a cargo de Justo García Zabala. Catedrático de Lengua y Literatura, quien recordó a través de fotografías algunos paisajes que ya no existen, como la plaza de las flores con jardín y una escalera característica. Tras él, Jorge Lirola Delgado., doctor de Estudios Árabes e Islámicos por la Universidad de Granada y presidente de la Fundación Ibn Tufayl, hizo una exposición sobre ‘El poblamiento en Dalías en la época andalusí’. A la hora de comer también se disfrutó de platos elaborados con productos de la zona, en el Restaurante Casino-Dalías y después José Miguel Acién Ruiz, del departamento de Historia de la Universidad de Almería, hizo ‘Una aproximación al paisaje de Dalías como Patrimonio Cultural’.

La última ponencia de la tarde corrió a cargo de Valeriano Sánchez Ramos, miembro de la Academia de la Historia y del Centro Virgitano de Estudios Históricos, quien habló de ‘Dalías en La Alpujarra, patrimonio inmaterial’, «de lo que se sienten orgullosos los dalienses y de lo que no, de ese patrimonio inmaterial que no se ve, no se toca pero está ahí como seña de identidad»

Precisamente los asistentes a estas jornadas así como la organización, firmaron un manifiesto de apoyo a la solicitud de que la Alpujarra sea declarada como Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco.

El coordinador de las jornadas, José Gabriel Lirola, destacó asimismo que «en esta ocasión, además de dar a conocer el patrimonio, hemos tenido la oportunidad de promocionar el patrimonio vivo, a los dalienses, en la figura de la joven daliense Encarni Maldonado, quien fue la encargada de cerrar las jornadas presentado su primera novela, recientemente publicada por ‘Ediciones Ortiz: ‘El pozo de los deseos’.

Tras unas diez horas de intensas jornadas, Talia agradeció la asistencia al acto, que estuvo presidido, además de por los miembros del colectivo, por el premio IDEAL a la Cultura que este diario otorgó a la asociación el pasado jueves.