Septiembre, mes de la Luz en Dalías

Este año, se ha notado un importante aumento de peregrinos hacia la iglesia de Santa María de Ambrox
Miles de personas participaron en la procesión del Santo Cristo para finalizar las fiestas

Falta espacio para tantas manos que quieren portar el trono, en procesión por las principales calles de Dalías.

http://www.ideal.es/almeria 15.9.2013 | LAURA MONTALVO

Aún hoy huele a nardos y pólvora en Dalías, algo que se suele decir cuando comienza el mes de septiembre, el mes de la Luz para los dalienses.

Los rincones de las calles del pueblo han quedado impregnadas de la presencia del santo Cristo, la cera de las velas de quienes le acompañaron, las varillas de los miles y miles de cohetes que surcaron anoche el cielo como promesas, mandas y acciones de gracias, de pétalos blancos de la ofrenda especial de ‘La Petalá’ por su décimo aniversario.

Lágrimas, emoción, aplausos, fervor, devoción.

Primero por la mañana, en las distintas misas que han tenido lugar, desde la una de la madrugada hasta la misa mayor de las 11:00, presidida por el obispo de Almería, Adolfo González Montes, cantada por la Coral Virgen del Mar y que contó con la asistencia de numerosas autoridades civiles de la provincia almeriense.

El momento más emocionante del día se vivió pasada la una de la tarde, cuando tuvo lugar la bajada del santo Cristo desde su altar, en un acto donde de nuevo se contó con la colaboración de los bomberos de Poniente y el buen hacer de la familia que desde hace casi 40 años se encarga del trono. Porque «a esa hora siempre a habido un Lucas bajo el trono… y seguiremos estándolo mientras Dalías y el Cristo nos necesite», dice Víctor M. Lucas, a quien este año ayudó su hijo. Miles de personas se agolpaban y apenas dejaban paso al trono, donde quedó colocada la imagen del Cristo, arropada por los gritos de ‘¡Viva el santo Cristo de la Luz!’ y donde quienes por la tarde harían de costaleros guardaron sitio anudando sus pañuelos.

La misa vespertina tuvo lugar a las siete de la tarde, aunque durante el día hubo un gran reguero de peregrinos, al igual que durante todo el fin de semana, de manera que, según el hermano mayor de la Hermandad, Francisco José Maldonado, «este año hemos notado un importante aumento del número de peregrinos que han llegado a la parroquia, sobre todo gente joven».

Y es que han llegado devotos de distintos puntos de la provincia a pie, tanto entrando desde El Ejido como desde Berja, para lo que se contó con la colaboración de los voluntarios de Protección Civil. En Berja y El Ejido se instalaron puestos de apoyo y auxilio al peregrino equipados con agua y azúcares, así como con material sanitario de curas de primeros auxilios. Los voluntarios de Protección Civil participaron también para apoyar el buen discurrir del dispositivo y atender a los participantes en los tramos de especial dificultad y durante las horas de la noche con equipos de iluminación.

Han formado parte del plan de seguridad de esta peregrinación a Dalías, que ha contado con más de un centenar de efectivos de Emergencias 112 Andalucía, el Grupo de Emergencias de Andalucía (Grea), los servicios sanitarios de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), agrupaciones de voluntarios de Protección Civil, Bomberos, agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Policías Locales, Cruz Roja, la Delegación del Gobierno de la Junta, la de Salud, Medio Ambiente y Obras Públicas.

Todos pendientes además de uno de los momentos de mayos tradición y también más peligrosos: la procesión, cuando tanto a la salida del Cristo de la iglesia como a la llegada y durante el recorrido estallaron miles de cohetes y bombas y se encendieron cientos de bengalas en su honor. Como todos los años, hubo varios heridos por varillas o alguna quemadura, nada grave.

El Cristo salió de la parroquia de santa María de Ambrox sobre las ocho y media de la tarde, con su tradicional repique de campanas y estruendo. La primera peña en realizar su ofrenda fue la Festivalera, en el Mercado, y después Antonio Lucas con sus cohetes artesanales. Al pasar por la calle Santo Cristo, ‘La Petalá’ cubrió la imagen con sus flores blancas y ‘El Perfume’ ofreció su esencia, al igual que la Peña de los costaleros. Junto a la Fuente Peralta quemó su pólvora por séptimo año la ‘Peña de la Luz’ y después la ‘Peña de la Rosa’. A la llegada de la imagen a la Plaza de la Constitución estalló la pólvora de ‘El Cohete’ y, continuando la carrera, a la llegada del Cristo a la plaza, se quemó la pólvora de la ‘Peña amigos de la Plaza’, que este 2013 celebra sus dos docenas de años realizando ofrendas al Cristo.

Cada oración, cada plegaria, cada sonrisa y cada lágrima ayer tuvieron un reflejo en el cielo de Dalías, iluminando todo el Poniente.

 

Anuncios